Blog


Bambas

Mis bambas, debajo del mar.
¡Que recuerdos!




¡Primer dibujo!

Primer dibujo con Bamboo (wacom), jijiji…




Nicotina

La nicotina es un alcaloide que se extrae principalmente de la planta del tabaco (nicotiana tabacum). Se sabe que otras plantas contienen dosis bajas en extremo de esta substancia, sin embargo, no hay duda que la nicotiana tabacum es entre todas ellas la más importante.




Los niños negritos no comen (Hovik)


 

“Los niños negritos no comen, no, no comen,
sus madres tienen los ojos sepultados en tumbas vivas
en cauces de ríos de lágrimas secas con barrigas preñadas de muerte.
La esperanza de vida está por debajo de un año,
me cago en mi puta vida entonces.

Se trafica, sí.
Se trafica con armas, con drogas, con hombres, con mujeres, con niños, con vidas,
con ideologías, con Internet, con política, con poder, con sueños,
con meterte el miedo en el cuerpo.

Cada mañana, cada mañana me miro en el espejo y lo que veo no me gusta, y entonces,
en vez de comerme mi propia mierda fresca:
Te jodo a ti, te jodo a ti, te jodo a ti… y te jodo a ti. ¿Porqué?
Porqué la culpa, amigos, la culpa siempre es de los demás. ¡Sí!
Y la enfermedad se llama:
Vivamos la vida de los demás por que no tengo cojones, ni sangre para vivir la mía.

Tengo goteras en mi casa, goteras en mi curro, goteras en mi corazón.
De las goteras de mi cabeza os hablo otro día porque ahora quiero dormir,
cuando duermo no pienso… no pensar.

Yo solo quiero volver, amigos, yo solo quiero volver a las entrañas de mi madre.
A nadar sumergido flotando en una paz infinita,
en una duermevela blanca de un cuerpo y dos corazones abrazados por un cordón.
Caliente, protegido, acurrucadito, indefenso pero invulnerable.

Yo solo quiero volver al día en el que mi madre me cantó mi primera nana.
Solo quiero eso…”

Hovik




Red hot chili peppers – Otherside

Mi obsesión.
Todo el fin de semana con la canción en el coche, en el ordenador, EN LA CABEZA!
(es culpa tuya, tú lo sabes)

No pararé hasta aburrirla, o hasta que una nueva obsesión la substituya.




Los niños ven. Los niños hacen.

Trabajo con niños, llevo ya algunos años haciéndolo y he visto muchas cosas.
A veces, no puedes explicarte el comportamiento que esta teniendo un niño, por ejemplo contigo, con sus compañeros de grupo o consigo mismo. Violencia, gritos, insultos, racismo, sexismo…
La experiencia me ha enseñado a observar.

Los niños aprenden muchas conductas por aprendizaje vicario, es decir, mediante la observación de un modelo. Los modelos más cercanos a los niños son los padres, educadores, hermanos… y desafortunadamente, no debemos olvidar la televisión.

Hemos de tener en cuenta que probablemente nuestros niños se relacionarán con los demás de la forma en que nosotros nos relacionemos con ellos. Si es con violencia, se relacionarán violentamente. Si es con tolerancia, se relacionarán de forma tolerante.

Esto me lleva a pensar en las contradicciones entre lo que la gente hace y lo que la gente dice. No puedes pedirle a un niño que no grite, gritando. No puedes pedirle que no pegue, pegando. No funciona así. Tu comportamiento es su modelo a seguir, más allá de lo que digas.

Y aunque los niños tengan sus modelos principales, todo aquel que se relaciona con ellos puede resultar una influencia, sobretodo a medida que estos niños van creciendo. Como adultos, tenemos la oportunidad (que debería ser un deber) de cambiar las cosas mediante nuestro modelo.

Haz tu influencia positiva




Albóndigas vegetarianas

Hace tiempo compré un paquete de soja texturizada.

La guardaba en un cajón, esperando el momento de poder hacer una boloñesa con ella, pero me he levantado esta mañana con ganas de probarla. Ayer comí pasta, así que he dejado la boloñesa para otro día y me he puesto a hacer albóndigas. ¡Han salido muy bien!

Ingredientes

  • 100gr soja texturizada
  • 1 huevo
  • 40gr pan rallado
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramitas de perejil
  • 1 pastilla de caldo de verdura
  • Salsa de soja
  • Sal/Pimienta
  • Harina (para rebozar)
  • Hierbas a gusto (hierbas provenzales, orégano, tomillo…)

Proceso

  1. Deshacemos la pastilla de caldo vegetal y echamos un poco de salsa de soja.  Añadimos la soja texturizada y lo dejamos en remojo durante 30 minutos.
  2. Ponemos las hierbas y lo dejamos hervir todo unos 15 minutos a fuego medio. Luego lo escurrimos bien.
  3. Batimos el huevo y le añadimos el ajo y el perejil picado muy finito (también podemos usar unos cubos que vienen congelados, van muy bien, serian dos cubos de ajo y uno de perejil). Mezclamos el huevo con la soja texturizada escurrida.
  4. Añadimos el pan rallado y mezclamos bien. Le ponemos la sal y la pimienta. Si la soja texturizada es gruesa, la pasamos un poco por la minipimer, que quede una pasta que pueda moldearse bien.
  5. Finalmente, le damos forma redondeada a la masa y la rebozamos en harina. ¡Solo queda freír!

Podemos hacer una salsa con lo que queramos, con setas, con tomate, con verduras… la verdad es que cualquier cosa le queda bien. Si las hacemos en plan pequeñitas podemos echarlas en la sopa o en los espaguetis.




Luchando contra ti mismo

Te levantas un día, sabes que algo falla desde hace mucho.

Te vistes, desayunas, coges el coche, fumas el primer cigarro del día, por que no, nada es distinto, la misma mierda de siempre.

Pero uno de esos días te levantas, sabes que algo falla desde hace mucho, no quieres que siga siendo así. Algo ha cambiado, desde luego. Tu vida, tu persona necesita cambiar al compás, debes adaptarte al ritmo de los acontecimientos.




Sobre el pensamiento crítico

Llevo mucho sin pensar, o me da esa impresión. He pensado sobre como solucionar mis problemas, he pensado sobre como hacer feliz a gente o sobre que cosas eran mas apropiadas en según que momento.

Quizá no sea el mejor día, pero quiero empezar a pensar de nuevo. Si espero encontrar el momento perfecto, quizá no acabe de empezar nunca.

Quiero hacer una reflexión sobre eso, sobre el pensamiento. No hay mejor manera que pararnos a pensar sobre como pensamos, por un momento.

Hay diversas maneras de pensar, cada persona es un mundo  y por lo tanto tiene sus razones, sus motivaciones, sus creencias propias. Eso es lo que hace a las personas tan divertidas, esas diferencias y también, por que no, la capacidad de razonar.

El lóbulo frontal es el que más se asocia con funciones superiores como el razonamiento, el control emocional, la atención, la motivación… Deberíamos aprovecharlo.

Quiero hacer especial hincapié en el pensamiento crítico. Hay un artículo muy bien hecho en la Wikipedia sobre eso. Es un articulo comprensible y detallado, ahora, tiene que interesarte algo el tema porque si no puede hacerse un poco pastoso.

Pasando de comentar teorías ahora, quisiera dar mi opinión sobre la importancia de este tipo de pensamiento.

¿Tiene la educación algo que ver con el nacimiento del pensamiento crítico? Tendría sentido pensar así, la formación de la crítica desde la educación desde luego sería algo oportuno. Una sociedad que eduque en el cuestionamiento, en la búsqueda de la verdad. Alguien que diga a los pequeños “¿Sabéis? No todos los adultos tienen razón”, alguien que diga a los adultos “¿Sabéis? No toda la autoridad tiene razón”.

Y es que, usar el pensamiento crítico no significa vendarse los ojos para dejar de ver, creer ciegamente en lo que pensamos e intentar imponerlo. Nada mas lejos, debería ser un vehiculo que nos permitiera enriquecernos a nosotros, enriquecer nuestras ideas y las de los demás. Hemos de ser capaces de tener la mente abierta y de escuchar. Es un don del que no muchos pueden alardear.

Escuchar nos permite incorporar las ideas y pensamientos que nos parezcan lógicos de los demás a los nuestros propios y nos permite ver los hechos desde puntos de vista que ni tan siquiera habíamos imaginado. Podemos aprender, madurar y crecer tan solo escuchando.

Sin embargo, ¿apoya la educación actual todo esto?

En una sociedad donde prima el consumismo, el individualismo sobre cualquier otra cosa, el afán de ser “el mejor”… ¿Qué se le enseña a nuestros niños? No quiero parecer alarmista, ni paranoica.

La educación no es más que un reflejo de la sociedad.

¿Interesa que los niños piensen? ¿Interesa que los adultos piensen? ¿Interesa que las personas se cuestionen las cosas, cuestionen a los gobiernos, cuestionen a la sociedad? Desde luego, no lo creo, por lo tanto dudo que se esté favoreciendo eso.

No digo que no haya personas que lo hagan, evidentemente y por suerte, es así. También, por lo que muestran las estadísticas, una gran cantidad de personas se sientan embodadas cada día frente a las pantallas a aplaudir disputas absurdas y venerar a Belén Esteban.

Así está el mundo. ¿Podemos hacer algo?

Cuando podamos sentarnos a hablar con nuestros hijos, cuando cuestionen nuestros argumentos, cuando cuestionemos los suyos, todo desde la tranquilidad, la comprensión, la tolerancia, entonces podremos estar contentos. Sabremos que lo estamos haciendo bien.

– http://es.wikipedia.org/wiki/Pensamiento_cr%C3%ADtico




Brownie de chocolate amargo con nueces

 

¡Quería estrenar el blog con algo muy dulce!

Y que mejor que empezar con la receta de un brownie de chocolate amargo con nueces. Sin duda uno de los postres preferidos en la lista de los amantes del chocolate. No entraña gran dificultad, da el pego y queda muy bueno, eso si, hay que reservarle un buen hueco en el estómago.

Como consejo, una vez se enfría suele quedar un poco seco, solo hay que ponerlo unos segundos al microondas y listo de nuevo.

Y como recomendación, el contraste del brownie tibio con una bola de helado de vainilla ¡es de lo mejor!

Al tema, vayamos con la receta.

Ingredientes

  • 100 gr de chocolate negro amargo
  • 125 gr de mantequilla a punto de pomada (blandita, pero no deshecha)
  • 125 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 100 gr de harina
  • ½ cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado
  • 150 gr de nueces
  • Cacao en polvo
  • Molde (no demasiado profundo)

Proceso

  1. Derretir el chocolate al baño María (se coloca una olla con agua al fuego y otra olla pequeña flotando encima, donde se pondrá el chocolate troceado). Puede hacerse al microondas, revisando y removiendo cada poco para evitar que se queme el chocolate.
  2. Batir la mantequilla con el azúcar con varillas, hasta que quede espumosa. Añadir entonces los huevos, que podemos batirlos previamente, y el chocolate, todo esto sin dejar de remover.
  3. Precalentar el horno a 200ºC.
  4. Mezclar en un bol la harina, la levadura, el azúcar avainillado y el pellizco de sal. Añadir las nueces troceadas a la mezcla y mezclarlo todo con el resto de la masa.
  5. Si el molde es de aluminio, no es necesario engrasar. Los demás moldes hay que untarlos un poco con mantequilla para poder desmoldar con más facilidad. Vertemos la masa en el molde, horneamos durante 30 minutos aproximadamente (depende un poco del horno). Para saber si ya esta hecho, comprobamos con un palillo de madera, pinchamos y si sale seco, lo sacamos.
  6. Por último, lo dejamos enfriar (en la ventana, para dar envidia a los vecinos), espolvoreamos un poco de cacao por encima y ¡a disfrutar!