Opinión (9)


Networking

Desde que empecé a trabajar de nuevo en horarios de fin de semana y ya no tengo proyectos formativos oficiales encuentro que tengo bastante tiempo libre e intento hacer con él algo útil. Así que decididos a hacer algo con nuestro tiempo, Xavi y yo hemos ido a una charla que impartía Rafel Puig en Barcelona Activa (http://www.barcelonactiva.cat/barcelonactiva/cat/). No sé cuantas personas tendrán conocimiento de este lugar, pero me ha parecido agradable, interesante y útil y, para mejorarlo, la mayor parte de los cursos/charlas son gratuitos o de muy bajo coste además de ofrecer asesoramiento personalizado y zonas de búsqueda de empleo.

La charla de hoy hablaba sobre networking o cómo establecer redes con otros profesionales con el objetivo de darnos a conocer y encontrar posibles colaboradores. Y aunque en un principio no sabía muy bien como iba a discurrir la charla finalmente el tema me ha acabado interesando mucho, por ese motivo, quiero hacer un breve resumen.



GDG DevFest Barcelona 2013

Hoy Josep y yo hemos estado en el GDG DevFest Barcelona, un evento para desarrolladores dedicado a las tecnologías de Google. Y yo no es que sepa gran cosa sobre el tema, porque aunque haya hecho mis primeros intentos con javascript, estoy muy muy muy lejos de poder aplicar los consejos de los ponentes. Y resalto el MUY.

De todas formas me encanta contagiarme del ambiente que se respira en estos eventos y de paso revisar un poco el state of the art. Y como ya he dicho, no sé demasiado del tema, pero en estos lugares te enteras de lo último (y de cosas que no sabía ni que existían) y eso siempre me hace pensar.



Visita a la Alhambra

Antelación de compra de entradas: 1 día (ticketmaster).
Duración de la visita completa: 5 horas aprox.
Precio: 14,30 euros + 6 audioguía + 1,20 bus = 21,50 euros.

El domingo visitamos la Alhambra. Aunque le parezca impresionante a muchas personas compramos las entradas la noche anterior mientras decidíamos si ir a Granada o no. Supongo que, como me han dicho amigos y familiares, antes había que reservar entradas con hasta tres meses de antelación y me imagino que la nueva organización de las visitas al monumento y los adelantos de internet han cambiado la situación. Antes de dar por perdida la visita recomiendo intentar comprar las entradas por internet. Se pueden mirar




¿Podemos mejorar nuestra comunicación?

Y la respuesta es que… muy probablemente sí.

La comunicación es un pilar esencial en cualquier relación humana, no tan solo en la relación de pareja. Es normal centrarse en ella puesto que suele ser la que entraña mayor grado de “intimidad” y en la que es más necesaria una comunicación eficaz para facilitar la convivencia.

Pese a todo, nuestra forma de comunicarnos se expande en todas las áreas vitales, en nuestro trabajo, nuestra familia, nuestro círculo social en general.

Hay algunas maneras de mejorar nuestra comunicación, lo que nos hace ganar en bienestar a nosotros mismos y muy probablemente a aquellos que nos rodean.




No esperes nada

 

La máxima del día. No esperes nada.

No esperes que te digan que lo que haces está bien, no esperes que te abracen aunque abraces, no esperes que se hagan las cosas bien aunque tu lo hagas bien, no esperes nada a cambio de lo que hagas. Es un gran fallo.

Si esperas algo y no ocurre solo consigues enfadarte, si ocurre, ya es lo que debería haber pasado así que tampoco le das gran importancia, no llega a alegrarte. Por eso, es una actitud poco dirigida hacia la felicidad.

Sin embargo es algo bastante común entre las personas. La costumbre de que nos proporcionen cosas buenas hace que esas cosas pierdan progresivamente el valor, la actitud de esperar recompensa hace que se pierda el valor del acto positivo que puedan proporcionarte. ¿La única forma de escapar de eso es perdiéndolo? Quisiera pensar que no, que hay otra solución, otra manera de no caer en eso, otra manera de seguir valorando los pequeños detalles de los demás por mas tiempo que pase. También de seguir dando pequeños detalles a los demás sin decepcionarse.

Y es que cuando esperas algo, solo consigues decepción, enfado y sentimientos negativos o no demasiado positivos a mi parecer. Y eso no lo quiere nadie. Yo quiero dejar de esperar sin perder la ilusión.

Dejar de esperar no tiene porque significar desilusionarse ni pasar de todo, pero me cuesta pensar en ello sin que me vengan a la cabeza estos pensamientos. Quiero dejar de esperar y no se como hacerlo.

Debería tatuarme esa frase, para que me quede bien grabada;  “No esperes nada”.




Los niños negritos no comen (Hovik)


 

“Los niños negritos no comen, no, no comen,
sus madres tienen los ojos sepultados en tumbas vivas
en cauces de ríos de lágrimas secas con barrigas preñadas de muerte.
La esperanza de vida está por debajo de un año,
me cago en mi puta vida entonces.

Se trafica, sí.
Se trafica con armas, con drogas, con hombres, con mujeres, con niños, con vidas,
con ideologías, con Internet, con política, con poder, con sueños,
con meterte el miedo en el cuerpo.

Cada mañana, cada mañana me miro en el espejo y lo que veo no me gusta, y entonces,
en vez de comerme mi propia mierda fresca:
Te jodo a ti, te jodo a ti, te jodo a ti… y te jodo a ti. ¿Porqué?
Porqué la culpa, amigos, la culpa siempre es de los demás. ¡Sí!
Y la enfermedad se llama:
Vivamos la vida de los demás por que no tengo cojones, ni sangre para vivir la mía.

Tengo goteras en mi casa, goteras en mi curro, goteras en mi corazón.
De las goteras de mi cabeza os hablo otro día porque ahora quiero dormir,
cuando duermo no pienso… no pensar.

Yo solo quiero volver, amigos, yo solo quiero volver a las entrañas de mi madre.
A nadar sumergido flotando en una paz infinita,
en una duermevela blanca de un cuerpo y dos corazones abrazados por un cordón.
Caliente, protegido, acurrucadito, indefenso pero invulnerable.

Yo solo quiero volver al día en el que mi madre me cantó mi primera nana.
Solo quiero eso…”

Hovik




Los niños ven. Los niños hacen.

Trabajo con niños, llevo ya algunos años haciéndolo y he visto muchas cosas.
A veces, no puedes explicarte el comportamiento que esta teniendo un niño, por ejemplo contigo, con sus compañeros de grupo o consigo mismo. Violencia, gritos, insultos, racismo, sexismo…
La experiencia me ha enseñado a observar.

Los niños aprenden muchas conductas por aprendizaje vicario, es decir, mediante la observación de un modelo. Los modelos más cercanos a los niños son los padres, educadores, hermanos… y desafortunadamente, no debemos olvidar la televisión.

Hemos de tener en cuenta que probablemente nuestros niños se relacionarán con los demás de la forma en que nosotros nos relacionemos con ellos. Si es con violencia, se relacionarán violentamente. Si es con tolerancia, se relacionarán de forma tolerante.

Esto me lleva a pensar en las contradicciones entre lo que la gente hace y lo que la gente dice. No puedes pedirle a un niño que no grite, gritando. No puedes pedirle que no pegue, pegando. No funciona así. Tu comportamiento es su modelo a seguir, más allá de lo que digas.

Y aunque los niños tengan sus modelos principales, todo aquel que se relaciona con ellos puede resultar una influencia, sobretodo a medida que estos niños van creciendo. Como adultos, tenemos la oportunidad (que debería ser un deber) de cambiar las cosas mediante nuestro modelo.

Haz tu influencia positiva




Luchando contra ti mismo

Te levantas un día, sabes que algo falla desde hace mucho.

Te vistes, desayunas, coges el coche, fumas el primer cigarro del día, por que no, nada es distinto, la misma mierda de siempre.

Pero uno de esos días te levantas, sabes que algo falla desde hace mucho, no quieres que siga siendo así. Algo ha cambiado, desde luego. Tu vida, tu persona necesita cambiar al compás, debes adaptarte al ritmo de los acontecimientos.




Sobre el pensamiento crítico

Llevo mucho sin pensar, o me da esa impresión. He pensado sobre como solucionar mis problemas, he pensado sobre como hacer feliz a gente o sobre que cosas eran mas apropiadas en según que momento.

Quizá no sea el mejor día, pero quiero empezar a pensar de nuevo. Si espero encontrar el momento perfecto, quizá no acabe de empezar nunca.

Quiero hacer una reflexión sobre eso, sobre el pensamiento. No hay mejor manera que pararnos a pensar sobre como pensamos, por un momento.

Hay diversas maneras de pensar, cada persona es un mundo  y por lo tanto tiene sus razones, sus motivaciones, sus creencias propias. Eso es lo que hace a las personas tan divertidas, esas diferencias y también, por que no, la capacidad de razonar.

El lóbulo frontal es el que más se asocia con funciones superiores como el razonamiento, el control emocional, la atención, la motivación… Deberíamos aprovecharlo.

Quiero hacer especial hincapié en el pensamiento crítico. Hay un artículo muy bien hecho en la Wikipedia sobre eso. Es un articulo comprensible y detallado, ahora, tiene que interesarte algo el tema porque si no puede hacerse un poco pastoso.

Pasando de comentar teorías ahora, quisiera dar mi opinión sobre la importancia de este tipo de pensamiento.

¿Tiene la educación algo que ver con el nacimiento del pensamiento crítico? Tendría sentido pensar así, la formación de la crítica desde la educación desde luego sería algo oportuno. Una sociedad que eduque en el cuestionamiento, en la búsqueda de la verdad. Alguien que diga a los pequeños “¿Sabéis? No todos los adultos tienen razón”, alguien que diga a los adultos “¿Sabéis? No toda la autoridad tiene razón”.

Y es que, usar el pensamiento crítico no significa vendarse los ojos para dejar de ver, creer ciegamente en lo que pensamos e intentar imponerlo. Nada mas lejos, debería ser un vehiculo que nos permitiera enriquecernos a nosotros, enriquecer nuestras ideas y las de los demás. Hemos de ser capaces de tener la mente abierta y de escuchar. Es un don del que no muchos pueden alardear.

Escuchar nos permite incorporar las ideas y pensamientos que nos parezcan lógicos de los demás a los nuestros propios y nos permite ver los hechos desde puntos de vista que ni tan siquiera habíamos imaginado. Podemos aprender, madurar y crecer tan solo escuchando.

Sin embargo, ¿apoya la educación actual todo esto?

En una sociedad donde prima el consumismo, el individualismo sobre cualquier otra cosa, el afán de ser “el mejor”… ¿Qué se le enseña a nuestros niños? No quiero parecer alarmista, ni paranoica.

La educación no es más que un reflejo de la sociedad.

¿Interesa que los niños piensen? ¿Interesa que los adultos piensen? ¿Interesa que las personas se cuestionen las cosas, cuestionen a los gobiernos, cuestionen a la sociedad? Desde luego, no lo creo, por lo tanto dudo que se esté favoreciendo eso.

No digo que no haya personas que lo hagan, evidentemente y por suerte, es así. También, por lo que muestran las estadísticas, una gran cantidad de personas se sientan embodadas cada día frente a las pantallas a aplaudir disputas absurdas y venerar a Belén Esteban.

Así está el mundo. ¿Podemos hacer algo?

Cuando podamos sentarnos a hablar con nuestros hijos, cuando cuestionen nuestros argumentos, cuando cuestionemos los suyos, todo desde la tranquilidad, la comprensión, la tolerancia, entonces podremos estar contentos. Sabremos que lo estamos haciendo bien.

– http://es.wikipedia.org/wiki/Pensamiento_cr%C3%ADtico