¿Qué es un elevator pitch?

“Elevator pitch” puede traducirse como “discurso de ascensor”. El objetivo del elevator pitch es transmitir una idea o proyecto en el menor tiempo posible, es decir, aproximadamente en el tiempo que dura un trayecto de ascensor.

Hoy en día, todos sabemos que el tiempo es fundamental. Corremos a contrarreloj y hay pocos espacios para la vida “slow” (que por otro lado, es bien importante cultivar siempre que podamos). No estoy especialmente a favor de esto, de andar siempre con prisas, de comprar el tiempo de los demás para poder invertir más del nuestro en otras cosas. Parece que si no tienes una jornada maratoniana de sol a sol no lo estás haciendo bien, no estás cultivando el éxito o simplemente “pierdes” el tiempo. Y es que relacionamos mucho el éxito con la producción (sorpresa). Pero este es otro tema, que no viene especialmente al caso ahora.

De toda esta ola de locura por el trabajo, el networking, los contactos, la financiación, el crowfunding… nacen estos discursos rápidos. En este contexto, el elevator pitch cobra un papel esencial y, si te encuentras en esta onda, es interesante que lo tengas preparado.

El discurso no debe durar más de minuto y medio o dos minutos y debe recoger los aspectos claves para llamar la atención sobre tu producto o servicio.

La idea es que un posible inversor, colaborador, cliente… se interese por el producto, pensando en ti y contactando más adelante para llegar a un posible acuerdo de negocios.

¿Cómo preparar un elevator pitch?

Para preparar tu discurso debes tener claro tu proyecto, parece sencillo ¿verdad?

Así que piensa… quién usará tu producto (público objetivo), qué problema resuelves (el objetivo de cualquier producto es resolver algún problema o cubrir alguna necesidad) y cómo tu producto resuelve el problema que planteas.

También debes pensar quién es tu competencia y qué aportas tú para que el usuario te escoja (valor diferencial). Además, si estamos hablando con un posible inversor, seguramente tenga interés en el aspecto económico. ¿Cómo monetizarás tu producto?

Al final, el guión va a depender un poco de tu producto o servicio y de aquello que quieras destacar. En mi opinión es preferible contar poco y de forma atractiva e interesante que detallar demasiado de qué trata la cosa. Si la persona en cuestión está interesada ya te lo hará saber y profundizará un poco (eso sí, ten preparadas las respuestas a las típicas preguntas). Lánzate, sin miedo y sin reparos, y explica tu proyecto de forma natural. Nadie lo conoce mejor que tú.

Comentarios (0)

No hay comentarios. Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.