Neuroanatomía: conceptos MUY básicos y caso clínico

Como llevo ya más de medio año sin trabajo, sin estudios y sin perspectivas próximas de tener ni una cosa ni la otra (lo primero porque no hay manera, lo segundo porque no hay dinero) me he puesto a hacer cursos gratuitos como una posesa.

He estado haciendo cursos de programación web y maquetación (y de pasada, le estoy haciendo la web a una amiga), de usabilidad web, del programa Illustrator (con el que he hecho algunos logos, flyers, carteles…), en fin. Cuando digo que me he puesto a hacer cursos como una posesa lo digo de verdad. No me gusta estar parada, quiero aprender cosas, que me gusten, que me sirvan, que me aporten algo, o nada. En fin, mi última propuesta, de la que llevo ya el primer módulo hecho, es un mooc en inglés sobre neurología. Y  bueno, eso me ha despertado las ganas de escribir un poco sobre el tema.

Creo que, si además de ver los vídeos hago unos resúmenes en español y los cuelgo, pues oye… además de profundizar en el tema y trabajar mejor los conceptos puedo ayudar a alguien a hacer lo mismo. Sin más dilación, empezaremos. El primer módulo del curso habla de neuroanatomía básica y eso es lo que voy a intentar hacer de una manera muy resumida.

El sistema nervioso se divide en dos partes:

  • Sistema nervioso central (SNC), que consta a su vez del encéfalo, el tallo encefálico y la médula espinal (aunque algunos autores clasifican el tronco como parte del encéfalo).

  • Sistema nervioso periférico (SNP), que consta de los nervios y neuronas que salen del sistema nervioso central para llegar a órganos y músculos.

 

Hay algunos términos que significan lo mismo pero son distintos según hablemos del sistema nervioso central o del periférico y que pueden dar lugar a dudas o confusión. Por ejemplo:

  • Grupo de cuerpos celulares o somas:

    • SNC: Núcleo.

    • SNP: Ganglio.

  • Grupo de axones:

    • SNC: Tracto.

    • SNP: Nervio.

Se trata de denominaciones distintas para una misma cosa lo que nos puede ayudar a entender si en un momento dado se está hablando del sistema nervioso central o del sistema nervioso periférico. Siguiendo este concepto, entramos en la llamada materia gris y materia blanca. En definitiva, la materia gris está formada por grupos de cuerpos celulares (que dan este tono a la zona) y la materia blanca por grupos de axones (dan ese color debido a la mielina principalmente).

El cerebro es uno es los órganos más importantes (por no decir el más importante) y eso se merece unas buenas defensas.

En primer lugar encontraremos el cráneo, que protege al cerebro de ser dañado inmediatamente ante un golpe “menor”. Luego están las meninges, que suponen una capa extra de protección y que evitan que el cerebro (blandito) esté en contacto directo con el cráneo (duro) y además permiten que el líquido cefalorraquídeo fluya (espacio subaracnoideo) y deje al cerebro flotando en él.

Así, las meninges se dividen en 3 capas que dejan espacios relevantes:

  • Duramadre: es la capa que está en contacto con el cráneo, la mas externa. Por encima de ella, entre el hueso y la duramadre, se encuentra el espacio epidural.

  • Aracnoides: es la capa intermedia, entre la duramadre y la piamadre. Deja, por encima de ella, el espacio subdural (entre la duramadre y la aracnoides) y por debajo de ella el espacio subaracnoideo (entre la aracnoides y la piamadre).

  • Piamadre: es la última y más cercana al cerebro. Por encima de ella queda el espacio subaracnoideo.

Meninges y espacios

Además, la barrera hematoencefálica (formación densa de células endoteliales entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central) impide que muchas sustancias que podrían ser nocivas entren en contacto con nuestro cerebro.

En el curso, este apartado termina con un caso clínico, que voy a resumir porque me parece muy interesante.

Es el caso de una mujer joven (Natasha Richardson – actriz) que tiene una caída accidental mientras practica esquí. Se da un golpe en la cabeza, aparentemente menor. La mujer indica que está bien, que no le ha pasado nada y vuelve a la habitación del hotel donde se alojaba. Entra en coma horas después y acaba muriendo.

Natasha tuvo una lesión en una arteria cerebral que produjo un hematoma epidural (la sangre se acumuló en el espacio epidural). La sangre fue fluyendo, lenta pero constante, por ese motivo ella pudo volver a la habitación del hotel por su propio pie y sin daño aparente.

En los adultos el hueso del cráneo es rígido, no cede (como podría pasar en un bebé, debido a que las fontanelas están abiertas) por ese motivo, cuando hay una masa (en este caso de sangre) que intenta hacerse lugar presiona el cerebro, apretando y comprimiendo las celulas y venas y pudiendo producir una hernia de tallo (entre otros daños). El único espacio craneal por el que el cerebro puede “escapar” para darle espacio a la masa es el que une el cerebro con la médula y el resto del cuerpo. Si el tallo se desplaza y se daña producirá la muerte de la persona, puesto que en esta zona se encuentran los centros más importantes para el control de las funciones como la respiración, el latido cardíaco, etc.

El hematoma epidural tiene tratamiento si se descubre a tiempo y es la trepanación, que consiste en realizar un agujero en el cráneo con el objetivo de dejar fluir la sangre fuera de la cavidad craneal para que no presione el cerebro y reducir el riesgo de daño cerebral y herniación.

 cerebro

 

 

 




Hela

Licenciada en psicología por la UAB y diseñadora gráfica freelance.

2 comentarios

Hola Valerie!
Bueno… supongo que hace falta mucho más que saber explicar estos conceptos para convertirte en médico. Pero desde luego, me alegra haberte ayudado a entenderlo mejor.
Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *